QUIENES SOMOS

El ILAPyC  es un instrumento para la investigación, capacitación, difusión y promoción de acciones que impulsan la Cultura de Paz  y la Construcción de Ciudadanía que la fortalezca, en las Américas y el mundo, como opción frente a la violencia intrafamiliar, de Género, la Discriminación laboral, el acoso escolar y toda forma de violencia que impacte cotidianamente en la sociedad, haciendo nuestras vidas más difíciles.

La guerra no es el único contraste para determinar la Paz. Las confrontaciones bélicas son sólo una parte del drama de violencia sin razón que nos envuelve. La pobreza, el abandono por parte de los Estados de sus responsabilidades en la protección de los más vulnerables, la desigualdad de oportunidades, hacen lejana la idea de una Democracia Paritaria entre Mujeres y Hombres, como también entre instruidos y analfabetos, ricos y pobres, alimentados y hambrientos.


Buscar respuestas por medio de la investigación, la formación y capacitación sobre la Paz en su concepto más abarcador, es tarea de este Instituto, haciendo base en las estrategias que busquen el camino de transformar a los habitantes de nuestra región y el mundo, en ciudadanos portadores de Derechos de manera irrestricta, como lo plantea en la actualidad el concepto que refiere a  la construcción de la ciudadanía como  un proceso a través del cual los individuos se van apropiando de conocimientos indispensables para el uso responsable de la ciudadanía que tenga como objetivo final, una sociedad amigable y un modelo de relación humana dentro de los parámetros de la Cultura de Paz.

MISIÓN

El ILAPyC se propone fomentar y poner en marcha acciones, proyectos y programas que contribuyan a construir Cultura de Paz en las sociedades. Asimismo promueve espacios de reflexión sobre valores positivos para el desarrollo de una sociedad democrática, que ayuden a evitar la violencia en cualquiera de sus manifestaciones, facilitando el pleno ejercicio de la ciudadanía.

VISIÓN

Construir Cultura de Paz y Ciudadanía con el propósito de formar a las nuevas generaciones con herramientas para resolver los conflictos a través del diálogo, la mutua comprensión y la valoración de la diversidad. Transmitir una ética de libertad e igualdad, en el marco de las competencias dialógicas democráticas y el reconocimiento y garantía de los Derechos Humanos. Impulsar la Paz ante “las guerras cotidianas”.